Cuatro eclipses lunares consecutivos comenzaron en abril del 2014, con seis lunas llenas entre 2014 y 2015. El día 28 de este mes de septiembre será la última luna de sangre de este año 2015. Con esta última luna han aparecido predicciones sobre un cataclismo (algunos señalan que podría ser mundial) a causa de la última luna de sangre que está por llegar. Estas mismas predicciones indican que el aumento de meteoros que se viene observando en nuestra atmósfera desde hace dos años podría ser debido al acercamiento de estas fechas, concretamente el periodo comprendido del 22 al 28.

Con la Luna cada vez más cerca de la Tierra hay un mayor riesgo de eventos como terremotos y erupciones volcánicas. Y hay que tener en cuenta que esta Luna estará más cerca de nosotros de lo habitual, con lo cual no se puede descartar ningún evento en el que la naturaleza pueda actuar.

Muchos teóricos bíblicos mantienen que este evento dará comienzo al rapto y el inicio de una tribulación de siete años. Según estos teóricos, esta última luna seria el indicador del fin de la tierra tal como se describe en la Biblia en Hechos 2:20 y Apocalipsis 06:12. La teoría de la «luna de sangre» se interpreta desde el Libro de Joel, que dice: «El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día del SEÑOR, grande y terrible.»

Sin embargo, la versión más cercana a la realidad es que no se trataría de un fin del mundo, a un nivel de devastación total de forma inmediata, sino más bien un principio del fin de la humanidad tal y como la conocemos. Afortunadamente, casi todos los asteroides se destruyen debido a la fricción atmosférica extrema, si se rompe en fragmentos inofensivos que se queman antes de impactar contra la Tierra.

Sin embargo, esto no desanima a los teóricos de la conspiración, que siguen insistiendo en una clara relación entre los últimos avistamientos de meteoritos de los dos últimos años y las lunas de sangre afirmando que una colisión a nivel global en la Tierra causaría una extinción dentro de tres semanas.

Tal ha sido la histeria en Estados Unidos con esta información, que la NASA ha tomado la inusual decisión de emitir un comunicado para aclarar las cosas:

«No hay evidencia existente de que un asteroide o cualquier otro objeto celeste esté en una trayectoria con la Tierra”, según decía el comunicado de la NASA. “De hecho, ni uno solo de los objetos conocidos tiene alguna posibilidad creíble de impactar contra nuestro planeta durante el próximo siglo. No hay ninguna base científica, ni una pizca de evidencia, que un asteroide o cualquier otro objeto celeste impacte contra la Tierra en esas fechas.”

Lo único cierto es que solo el destino sabe cómo y cuándo se desarrollará este principio del fin…

 

Tarot por WhatsApp
Más artículos relacionados
Suscribirse
Notificarme
guest
2 Comentarios
Opiniones en linea
Ver todos los comentarios
Isabel Gutiérrez
Isabel Gutiérrez
5 años hace

Buenas noches Elise. Es impresionante! Bueno siempre nos movemos en la incertidumbre, y aferrándonos al Eros en búsqueda de preservar la vida en este plano, Creo que a pesar de nuestros errores Dios nuestro creador es misericordioso y creo que no va a permitir la extinción de su creación, pero…. veremos pues que pasa!! Pero por supuesto que los fenómenos naturales son una realidad y coexisten con la humanidad!