[lightbox full=»http://»]mandragora manzana diablo - La mandrágora, también llamada la “manzana del diablo”[/lightbox]

Algunos dicen que la mandrágora sólo crece en la oscuridad, y por lo tanto, su uso solo podía ser afín a los poderes oscuros, es decir, al diablo. El concepto de esta planta vino dado porque en la antigüedad, sobre todo en la Edad Media, se tenía la creencia de que la mandrágora al crecer en lugares desolados y campos abandonados con suelo rocoso y tierras no fértiles para el cultivo, no podía crecer ninguna planta o flor que fuera buena para el hombre.

Esta idea tan negativa sobre la mandrágora hizo que aquellas personas que la recogían fueran señaladas automáticamente de brujos o hechiceros, siendo castigados por la iglesia (torturados o quemados). Pero los brujos, brujas, chamanes y sacerdotisas utilizaban las propiedades de su raíz para mejorar sus capacidades psíquicas o potenciarlas.

Usos mágicos de la mandrágora.

Se utiliza para confeccionar talismanes o amuletos, afrodisíacos, hechizos para la buena suerte en los negocios o juegos de azar. También tiene usos mágicos para realizar rituales de protección alejando a los espíritus malignos. Esta planta protege contra la posesión demoníaca. Uno de los usos mágicos de la mandrágora es su capacidad de generar trances chamánicos. Decoraciones en papiros y tumbas egipcias, muestran a sacerdotes chamánicos en rituales de muertos y vivos en los que la mandrágora como planta mágica tenía una gran importancia.

En los rituales esotéricos se utiliza para atraer el amor y también para repeler enfermedades. Para activar energías positivas hay que dejarla en un lugar en concreto durante tres días, y después debe sumergirse en agua durante una noche. Esta agua al día siguiente puede ser rociada sobre las entradas, los ventanales y las personas para purificarlas.

Las antiguas brujas decían que para viajar protegido, o ser invisible había que hacer cuatro misas sobre la raíz de la mandrágora y después llevarlo encima envuelto en seda negra. Y para estar protegidos en sueños hay que colgarla en la cabecera de la cama.

También se dice que el dinero colocado al lado de la raíz (especialmente monedas de planta), se duplicarán. Hay hechizos en los que se utilizan la raíz para manipular y controlar sobre el objeto de la lujuria y el deseo. Esta planta tiene la virtud de atraer a los demonios de los cuerpos de las personas poseídas, librándolas así de ellos.[lightbox full=»https://www.tarotvidenciaelisedefer.com/wp-content/uploads/2015/02/mandragora-manzana-del-diablo.jpg»]

mandragora manzana del diablo - La mandrágora, también llamada la “manzana del diablo”[/lightbox]

La mandrágora como uso afrodisíaco

Las propiedades afrodisíacas de la mandrágora ya se mencionaban en el Génesis. Aunque sus efectos afrodisíacos y narcóticos de la mandrágora eran conocidos en el antiguo Egipto, sin embargo fueron los griegos quien descubrieron las propiedades venenosas de esta planta así como de otras como por ejemplo: la belladona, el eléboro, la cicuta y amapola también eran bien conocidos.

En diferentes partes de Europa había una tradición de colocar debajo de la cama de matrimonio para despertar el deseo hacia la pareja.

ESTA PLANTA NO PUEDE SER INGERIDA (NUNCA USOS INTERNOS) PORQUE CONTIENE POTENTES SUSTANCIAS TÓXICAS Y PUEDE SER MORTAL. Y APLICAR CON EXTREMA PRECAUCIÓN PARA USOS EXTERNOS.

 

Tarot por WhatsApp
Más artículos relacionados
Suscribirse
Notificarme
guest
2 Comentarios
Opiniones en linea
Ver todos los comentarios
Zoila
Zoila
5 años hace

Que interesante tema gracias por esta informcion Elise saludos

Ysabel Gutièrrez
Ysabel Gutièrrez
1 año hace

Interesante artìculo Elise. Siempre es bueno saber las propiedades espirituales y fìsicas de los elementos naturales, en este caso de las plantas, por lo que veo es bien antigua. No cabe duda que la naturaleza tiene sus intríngulis y sòlo la sabidurìa espiritual la devela. Desde la ciencia fìsica se descubrieron sus efectos tóxicos, pero a nivel espiritual es una gran protectora de las malas vibras. Gracias mi Àngel de Luz por compartir saberes.