El karma en todos sus aspectos, trabajo, acción, pruebas o cargas de vida puede ser disminuido o incluso eliminado ya sea por la elevación espiritual, por medio de la meditación e incluso por el poder mental que pueden llevar a darte cuenta de los sufrimientos a menudo vanos de nuestra vida. Esto nos lleva a concluir que el karma si puede “parasitar” constantemente nuestra vida sin darnos cuenta.

Nuestro karma se puede dar desde situaciones o aspectos de vidas hasta circunstancias o experiencias en nuestra vida presente. Muchas personas hoy en día en su desconocimiento le atribuyen todo cuanto les ocurre al karma sobre todo cuando se dan situaciones negativas o incomprensibles para ellos, pero debemos tener en cuenta que el karma realmente es vida y al igual que el Dharma también es necesario para que nuestra alma pueda avanzar y evolucionar.  Todo lo que tiene acción y movimiento es vida, incluido lo inerte que aparentemente no tiene vida, puede originar vida. Recordemos que karma en el lenguaje sanscrito significa acción, por lo que todo lo que origine acción hay posibilidad de que sea en algún momento una situación karmatica.

Una vez que comienzas a comprender el porqué de tu karma y tu consciencia va ampliándose de tal forma que ya no proyectas tu visión de la vida de una forma negativa, sino que la comprendes en su totalidad a partir de ahí los procesos karmaticos comienzan a disminuir. Las cargas se hacen menos pesadas y el éxito y la felicidad deja paso a un karma mal comprendido. Cuando hemos entendido que es el karma, porque lo llevamos consigo mismos desde que nacemos y que además, se acumula a lo largo de nuestra vida, y lo más importante que como podemos trabajarlo interiormente para poder transmutarlo en Dharma, toda nuestra vida cambia. Pero no solo nuestra vida actual, sino también estaremos afectando positivamente a vidas futuras (encarnaciones).

Como trabajar interiormente el karma

Haz una lista de todos tus problemas, trata de ser específico. Escríbelo, no lo dejes a la memoria. Hazlo al azar sin establecer cuál es el más dificultoso. Luego que hayas escrito por lo menos 10 problemas o cargas que acumulas “mochila”, enuméralos en orden de pesadez emocional o dificultad. Te darás cuenta de que tal vez no sean tan pesados porque a medida que vayas reflexionando sobre ellos iras descubriendo cuanto te molestan o te duelen, tu misma te darás cuenta porque les vas a dar orden de prioridad a unos antes que a otros.

¡Cuidado! Porque debemos tener siempre presente que algunas de las cosas que experimentamos o decidimos en la vida se pueden enmendar y/o corregir, pero otros no, es sencillamente imposible. Porque hasta el libre albedrio tiene limitaciones sobre todo cuando actúa el destino. Todo es conveniente en esta vida, todo cuanto ocurre es necesario ya sea positivo o negativo porque todo cuanto te ocurre te ayuda a que encuentres la sabiduría dentro de ti.

karma dharma - Como transformar el Karma en Dharma

Cuando tengas tu lista elaborada cierra los ojos medita y visualiza cada uno de los problemas y rodéalos de luz. Hazlo por espacio de 3 semanas, todos los días. Hay personas que necesitan mucho más tiempo, 3 semanas es el mínimo espacio de tiempo que se necesita para ver resultados, pero si lo haces todos los días y tu estado de ánimo y tu menta esta predispuesta a la positividad entonces te darás cuenta de que tus problemas se van mitigando y comienzan a desparecer poco a poco.

Pasado este tiempo haz de nuevo la lista de tus problemas actuales. Fíjate que se ha solucionado y que está en vías de solución, o si bien han aparecido otros que ni siquiera habías tomado en cuenta. Entonces repite el procedimiento. Generalmente después de las seis semanas tus problemas habrán disminuido de una forma notable. Tu karma será mucho menor y pronto llegaras al punto de encontrar el control sobre tu vida en muchos aspectos (no todos) nunca se puede controlar la vida totalmente. Aun así, la vida depende mucho de ti y de los digamos secretos que vayas aprendiendo.

Otra forma de limpiar el karma es haciendo obras de caridad de forma altruista. El tiempo que pueda durar estas acciones dependerá de nuestra disponibilidad y nuestra entrega por el prójimo.

Y recordemos que la principal lección del karma es que de lo que se siembra se recoge.

El karma es como un equipaje que debes llevar contigo durante toda la vida. Ahora depende de ti cómo lo llenes.

 

Tarot por WhatsApp
Más artículos relacionados

Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme