Inicio » Gemoterapia » Propiedades metafísicas del Diamante

Propiedades metafísicas del Diamante

El diamante es una piedra de una potencia excepcional y unas cualidades increíbles. Es el rey de las gemas, la mayor piedra preciosa. Los antiguos griegos lo llamaron “adámas”, que significa invencible, indestructible. El diamante es generalmente incoloro pero también exhibe tonalidades pálidas de amarillo, marrón, azul, gris y los colores rosados y verdes que son los más extraños. Los diamantes de colores son únicos, siempre atraen mucha admiración, adquieren nombres individuales y descripciones detalladas. El diamante está facetado, y brillará con multicolores de rayos de luz. El Famoso poeta persa Hafiz comentó que “el arco iris está confinado en el para siempre”.

Es un elemento de fuego y está considerado en la astrología como una piedra del Sol y de Venus

El diamante es uno de los amuletos que representa a la maternidad. En la antigüedad el diamante era considerado un símbolo de la pureza y de inocencia, también simboliza la perfección, invencibilidad, fuerza y autoridad. El diamante es capaz de ahuyentar los temores y proteger al propietario de las influencias negativas. El diamante es un amuleto que protege contra el fuego, el agua, las serpientes, los ladrones, enfermedades, animales (sobre todo depredadores), la hechicería y los venenos. Llevar un diamante en un rinconcito de nuestra ropa (traje o vestido) protegerá al dueño de mal de ojo, maleficios y hechizos.

Propiedades curativas



El diamante fortalece todos los centros de energía de su portador, este es utilizado como tonificador del corazón. Desde tiempos antiguos la gente creía que los diamantes eran piedras milagrosas, y creían que una persona que llevaba diamantes no seria molestado por dolores de estómago. Además, ni los venenos, ni la pérdida de memoria le afectarán. Una variedad de propiedades curativas sorprendentes fueron atribuidas a los diamantes. También antiguos hindúes consideraron que las “vibraciones” de esta piedra rendía una influencia positiva en diversos órganos del cuerpo, en particular en el corazón y el cerebro.

También se creía que los diamantes protegían al propietario de las enfermedades, ahuyentaban los malos sueños, luchaban contra las depresiones graves, además de prevenir la apoplejía y la formación de cálculos en el riñón. Es tal la fe depositada en estas maravillosas “piedras” que se cree que reduce la fiebre, combate las infecciones, ayuda con enfermedades de la piel, reduce el cansancio físico y vigoriza el metabolismo. Un diamante engarzado en un anillo ayuda en el momento del parto. Los diamantes verdes, son especialmente útiles para este momento.

Propiedades mágicas

Desde la antigüedad siempre fue considerada una piedra de éxito, fue el talismán de Julio César IV y Napoleón. Sin embargo las propiedades mágicas de los diamantes dependen de su calidad: las piedras con defectos y grietas se considera peligrosas y fatales, nada recomendables. Además, la montura no debe impedir que el diamante toque la piel, de lo contrario sus propiedades mágicas desaparecerán. Para una mayor influencia, se recomienda usar diamantes en la mano izquierda en primer lugar y como segunda opción en un colgante.

Propiedades metafísicas

Más o menos casi todo el mundo tiene buena información sobre estas preciosas piedras, pero el significado espiritual de los diamantes por lo general no se conoce bien. Puesto que además de el corte, color, claridad y quilates hay un punto mas espiritual, que nos enseña el proceso del crecimiento espiritual. En resumen, representa la fidelidad, el amor, la pureza, la inocencia y las relaciones llenas de amor, elimina ciertos tipos de desviaciones en el aura, (se podrían representar como una especie de huecos).

Las vibraciones que emana el diamante actúan “llenando” estos huecos con la energía pura del amor. Además Inspira la creatividad, el ingenio, la inventiva, la fe, la paciencia y ayuda en la manifestación de abundancia en todas las áreas de la vida, muy importante en estos momentos de escasez. Hay que tener en cuenta que el diamante es un símbolo de la riqueza del ser.

Nos trae pureza y una clara resolución positiva de todos los problemas que nos molestan, sobre todo después de estar dispuestos a admitir nuestras percepciones equivocadas y enfoques incorrectos o nuestras expectativas irreales. Los diamantes son aptos para trabajar junto con otros cristales en la acentuación de sus calidades vibratorias, y puede ser utilizado por ejemplo en las terapias de curación con cristales.

El significado metafísico del Diamante

Es el cristal más poderoso imaginable en el dominio de la metafísica. Es capaz de llegar a profundizar en nosotros hasta el punto de abrir las puertas de nuestro interior. En este sentido ninguna piedra se puede igualar a esta. Si te atreves a soñar tu verdadero destino, el diamante te ayudará a lograrlo. El significado de los diamantes desde el punto de vista meditativo es clara: esta piedra es capaz de limpiar tus obstáculos energéticos.

Se producirá un aumento de tu autoestima y de esta forma tu amor propio también te ayudará a entender tus obstrucciones emocionales. Todas estas situaciones te traerán paz interior y una sensación de calma. El diamante es también capaz de desechar las emociones y pensamientos negativos que puedas encontrar en tu camino lo que aumentará tu energía física, mental y espiritual, y aportando así una actitud mental positiva.

Esto permitirá que las cosas nuevas comiencen a suceder en tu vida. Todo esto a su vez aumentará tu energía en los distintos niveles, retrasando así también el proceso de envejecimiento, porque con el aumento de energía se regeneran las células de tu cuerpo. El precio de las piedras preciosas originales es alto, pero sus beneficios también pueden ser considerables si se sabe cómo utilizarlas correctamente en la sanación, la meditación y la programación de cristales.

Pero también debe tenerse en cuenta que no es necesario adquirir diamantes de un tamaño considerable, pues estos prácticamente están fuera del alcance de la mayoría. Aquí el tamaño no importa, pues hablamos de frecuencias energéticas. Siempre podremos acceder a diamantes mucho más pequeños en los que encontraremos precios realmente mucho más asequibles. Te sorprenderías de la potencia energética que desprende un diamante del tamaño de un alfiler. Quizás desees comprobarlo por ti mismo.

 

4 comentarios

  1. Increíble. Maravilloso Elise. El diamante es una gema superpoderosa, dotación de la naturaleza. Creo que muchas personas ven en este cristal sólo su valor material, soslayando el gran potencial mágico de propiedades medicinales y energéticas de buena vibra. Me gustaría tener uno pero creo que no es fácil por su alto costo. Gracias Àngel de Luz. Abrazos y bendiciones para ti!

  2. LLEVO UNO Y NO TENGO MIEDO DE NADA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Conforme Más información