Inicio » Gemoterapia » Las Grutas de Cristal de Naica en México

Las Grutas de Cristal de Naica en México

Las Grutas de Cristal o “Cueva de los Cristales”, ubicado debajo de una zona desértica al norte de México a unos 150 kilómetros al sur de la frontera con Estados Unidos. Son las cuevas más más singulares del mundo. Se encuentran en la mina de Naica situada sobre una falla geológica de 67 kilómetros al sur de la ciudad de Chihuahua. Estas cuevas son las más grandes del mundo en cuanto a cristales de roca naturales.

Historia de las Cuevas

Los primeros exploradores descubrieron estas cuevas en 1794 cuando en una oleada de buscadores de plata llegaron a la base de una serie de colinas llamadas Naica. Desde que estas cuevas fueron descubiertas hasta aproximadamente el año 1900 fueron la principal fuente de plata y oro, así como de zinc. Las minas fueron cerradas en 1911 después de un incidente que ocurrió durante la Revolución Mexicana.

Las minas se volvieron a abrir más tarde en 1922. En el año 2000, dos hermanos, Juan y Pedro Sánchez, descubrieron otra caverna mientras estaban perforando un túnel nuevo posteriormente llamadas “Cuevas de Cristal”. Lo que descubrieron fue una cueva con cristales gigantes y hermosos, estos cristales fueron mucho más grandes y más espectaculares que los anteriores. Muchos de estos cristales fueron dañados por los mineros que desesperadamente trataron de sacarlos de la cueva.

Las cuevas de los cristales gigantes



Estas imágenes de las cuevas fueron transmitidas por National Geographic Channel en octubre del 2010. Muestra a un equipo de científicos y exploradores que revelan la belleza y el peligro de estas increíbles cuevas, que se encuentran entre los 1.000 a 2.000 metros por debajo de las colinas de Naica en una mina de plomo, y tienen aproximadamente el tamaño de un campo de fútbol y dos pisos de altura en su punto más alto.

Estas no son cuevas turísticas, porque para empezar, la temperatura en estas cuevas es de 45°C y la humedad tropical es del 90%. En estas condiciones, los seres humanos sólo pueden tolerar este ambiente durante cinco minutos para no caer presa de las condiciones extremas. La fuente de calor es producida por una línea de falla donde las cuevas están situadas, pero mas allá de la cueva hay un lugar donde las temperaturas son de 50°C y la humedad es del 100%.

Con el fin de explorar y documentar estas cuevas, los científicos tuvieron que usar trajes especiales forrados con bolsas de hielo y para hacer más fácil la respiración de los trajes los equiparon también con una unidad de respiración para enfriar el aire y poder respirar.

Estos trajes pesaban alrededor de 20Kg y esto hizo muy difícil el movimiento de los científicos en las cuevas. Los cristales en estas cuevas se formaron aproximadamente alrededor de medio millón de años a partir de cristales del tamaño de un grano de sal, terminando por crear formaciones de cristales de hasta 50 toneladas. La banda fue formada bajo el agua donde las temperaturas del agua llegan a 50°C (hay que tener en cuenta que el agua hierve a 100°C)

Estos cristales principalmente están compuestos de yeso, además son cristales de crecimiento lento que tardaron medio millón de años en formarse en agua caliente saturada con yeso. Los cristales comenzaron a formarse a partir de pequeños cristales incrustados en las paredes y en el suelo que poco a poco crecieron hasta formarse en el tamaño que ahora pesa varias toneladas y han crecido 13 metros de largo.

Se han encontrado otros minerales como la selenita y aragonito, un mineral comúnmente encontrado en el ambiente marino. La selenita es una forma de yeso, un mineral de sulfato de calcio hidratado con una dureza. Se forman alrededor de aguas termales y se encuentra en muchos países, incluyendo Australia, Grecia, EE. UU y México. Durante la exploración, otras tres cuevas fueron encontradas: La Cueva de las Espadas, La Cueva de las velas, y los ojos de la Reina.

La Cueva de las Espadas fue descubierta en 1910 y se inundó una vez, pero a lo largo de los siglos las aguas habían crecido y disminuido varias veces en ciclos llamados oscilación. Los cristales aquí son similares a los encontrados en las otras cuevas, pero son mucho más pequeños en tamaño. Los cristales de esta cueva se pueden ver en los museos de todo el mundo.

La Cueva de las Velas cuenta con la formación de cristales similares a los encontrados en la mayoría de las cuevas en todo el mundo. Esta cueva se inundo de agua alrededor de 1990.

La tercera cueva, los Ojos de la Reina, se encuentra a unos 500 metros de la entrada de la Cueva de Cristal, es la más fría de las tres cuevas con una temperatura de alrededor de un 35°C, pero el nivel de humedad sigue siendo muy alto. Los cristales en esta cueva son grandes, pero mucho más cortos en comparación a los que se observan en la Cueva de Cristal. Los científicos encontraron en charcos de agua evidencias de vida, tales como bacterias y virus. En estas condiciones no hay formas superiores de vida, tales como insectos y pequeños animales que puedan sobrevivir en estas condiciones extremas en las cuevas. Existen evidencias de otras cuevas similares a éstas en las colinas de Niaca.

Si no fuera por las condiciones extremas, finalmente estas cuevas se hubieran convertido en una atracción turística y una de las maravillas naturales del mundo estaría en estos momentos en peligro. Es curioso como la naturaleza crea sus propios mecanismos de defensa para proteger su propio equilibrio energético.

La selenita activador espiritual

Uno de los principales minerales encontrados en estas cuevas es la selenita. Se utiliza como “llave” para abrir puertas a reinos superiores, y también es una gran herramienta para eliminar bloqueos a nivel emocional y físico. Su energía es muy suave y calmante. Estimula el cuerpo emocional y nos obliga a seguir adelante con la vida. Corresponde al chacra del tercer ojo y corona.

Es un activador espiritual, ayudándonos a conectar con planos superiores de conciencia. Su frecuencia energética nos ayuda a comunicarnos con guías espirituales, ángeles o seres superiores de luz. También nos ayuda a despertar nuestros sentidos interiores. Se dice que es la “Piedra de la claridad mental” ya que es un portador de la luz, aportando conocimiento en todo momento a nuestro ser. Las varitas de selenita, a menudo se utilizan para facilitar el transporte de nuestras intenciones hacia nuestro Ser Superior y/o el Universo.

Se cree que fue una herramienta de sanación en la Atlántida, y que pudo ser utilizada para la adivinación tanto en el pasado, presente y futuro. Su energía es tan poderosa que se utiliza en las regresiones a vidas pasadas. Son excelentes para recordar los sueños. Nos ayuda en la obtención de deseos a largo plazo, lo que garantiza la fidelidad y la promoción de compromisos. Puede ayudar a conciliar las diferencias porque su frecuencia energética siempre llega a la raíz de cualquier problema.

La selenita es lo suficientemente fuerte como para borrar las energías negativas del cuarzo. También se cree que tiene la capacidad de ayudar a programar o reprogramar los cristales de cuarzo. En realidad es bueno para cargar todo tipo de herramientas mágicas. Para limpiar y recargar la selenita, colocarla bajo la luz de la Luna.

 

2 comentarios

  1. Genial post. Gracias por compartirlo…Espero màs…

    Saludos

  2. veo que a mi me van a servir de imensa necesidad a ver donde las puedo comprar ya que tengo un sinfin de piedras curativas y amuletos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Conforme Más información